Día Internacional de los Bosques

Día Internacional de los Bosques

El senador Félix Nova  como presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Senado llama a toda la población a cuidar, proteger y a reforestar colaborando así en mejorar el ecosistema del país.

IMG_9009

Aquí le dejamos con una interesante información con motivo  de celebrarse el Día Mundial de los Bosques  o Día Forestal Mundial, que  fue inicialmente una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969. Esta recomendación fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971. El día elegido fue el 21 de marzo que coincide con la entrada de la primavera en el hemisferio boreal y con la del otoño en el austral.1

Debido a que no existe una fecha mundialmente reconocida para llevar a cabo el Día del Árbol, pues depende de las condiciones naturales y tradiciones de cada país. La Asamblea General de las Naciones Unidas decide proclamar esa misma fecha, el 21 de marzo, de cada año Día Internacional de los Bosquespara llevar a cabo actividades de conmemoración y concienciación de la importancia tan fundamental que tienen los bosques para la vida y para el mantenimiento de todas las actividades humanas. Se observa desde 2013.

 amapolas

Este día nos brinda la oportunidad de concienciarnos sobre la importancia de todos los tipos de ecosistemas boscosos y árboles, y de celebrar las diferentes maneras en las que los bosques nos mantienen y protegen. Este año subrayamos cómo la dendroenergía (aquella que proviene de los árboles) contribuye de manera significativa a mejorar la vida de las personas, fomentar el desarrollo sostenible y mitigar el cambio climático.

IMG_7244

La madera es una importante fuente de energía renovable – La madera proporciona más energía que la generada por el sol, el agua o el viento. Actualmente, representa aproximadamente el 45 % del suministro de energía renovable en el mundo (27% en África, 13% en Latino América y el Caribe y 5% en Asia y Oceanía). Desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos industrializados. En torno a la mitad de la producción mundial de madera (unos 1860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad. Eso significa que, gracias a los combustibles provenientes de las masas boscosas (o dendrocombustibles), 2400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares.

salto4

La dendroenergía es un motor del desarrollo económico – Casi 900 millones de personas, principalmente en los países en desarrollo, se dedican al sector de energía de origen forestal a tiempo completo o parcial. La modernización de este sector energético puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede proporcionar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

Los árboles contribuyen a una mayor calidad de vida y al ahorro energético en las zonas urbanas – La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre 2 y 8º C.

IMG_8969

La dendroenergía mitiga el cambio climático y fomenta el desarrollo sostenible – Los bosques del planeta contienen diez veces más energía que la que se consume anualmente a nivel mundial. La dendroenergía es, por tanto, un recurso renovable de enorme potencial para satisfacer la demanda energética del globo. Las masas boscosas proporcionan, además, aire limpio, agua y energía renovable con efecto neto neutros en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono. La gestión sostenible de los bosques nos conduce a un futuro más ecológico.

IMG_7231

Los bosques son fuente de energía, ahora y en una futura economía verde mundial – Una mayor inversión en innovación tecnológica y en la gestión sostenible de los bosques es la clave para aumentar el papel de estos ecosistemas como fuente principal de energía renovable. De esta forma invertimos en nuestro futuro sostenible, en el cumplimiento de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el fomento de una economía verde. Un aumento de la superficie de arboledas sostenibles, familiares y comunitarias, y el uso de cocinas de leña no contaminantes y eficientes pueden facilitar el acceso de millones de personas más de los países en desarrollo a energía barata, fiable y renovable.                           ( Fuente: Internet)

 

 

Share this post


Skip to toolbar